Principales novedades introducidas por el Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración.

  Procedimiento administrativo de revisión de las altas médicas expedidas en los procesos de incapacidad temporal.

  Ampliación de los diferentes plazos establecidos dentro del procedimiento administrativo de revisión de las altas médicas emitidas por las mutuas y por las empresas colaboradoras, en los procesos de incapacidad temporal derivados de contingencias profesionales con anterioridad al agotamiento del plazo de 12 meses de duración de dicha situación.

  Gestión y control de la incapacidad temporal en los primeros 365 días.

  Modificaciones en la regulación de la gestión y control de la IT para aligerar los trámites y cargas burocráticas, como, por ejemplo, la sustitución de los partes médicos semanales de confirmación por períodos más amplios según la duración prevista del proceso de IT y la regulación de las propuestas de alta médica por parte de las mutuas.

  Determinación de la contingencia causante.

  Procedimiento ante el INSS de determinación de la contingencia, común o profesional, causante de la incapacidad temporal, arbitrándose quien puede iniciarlo y los efectos si la resolución modifica la contingencia primeramente reconocida al inicio de la prestación.

  Seguimiento y control.

  Acceso a la documentación clínica del trabajador en situación de incapacidad temporal, de los distintos servicios públicos de salud, por parte del INSS; ISM o de las mutuas para su control y seguimiento.

  Prolongación de efectos de la incapacidad temporal y agotamiento de la misma.

  La posibilidad de prolongar los efectos de la incapacidad temporal hasta 730 días desde su inicio, al considerarse necesario el retraso en la calificación de la incapacidad permanente por la posibilidad de mejora del trabajador, ha de arbitrarse, a propuesta del EVI, mediante resolución del director provincial de la entidad gestora, debiéndose remitir a las empresas por vía telemática.

  Declaraciones médicas de baja, confirmación de la baja y de alta en los procesos de incapacidad temporal.

  Tanto el médico del servicio de público de salud, como el de la mutua, en caso de derivar de una contingencia profesional y tener con la misma concertada su gestión, emite los partes médicos con diferente periodicidad según la duración estimada de la patología causante de la incapacidad temporal, analizándose su tramitación así como las obligaciones que el trabajador y el empresario tiene respecto de los citado partes. A los partes de confirmación se han de acompañar, en caso de duraciones estimadas superiores a 30 días, informes médicos complementarios así como, trimestralmente, un informa de control de la incapacidad.

  Propuestas de alta médica formuladas por las mutuas en los procesos derivados de contingencias comunes.

  Las mutuas pueden formular propuestas motivadas de alta médica a las unidades de la inspección del servicio público de salud, quienes las remiten al facultativo correspondiente para que se pronuncie, sobre el alta o sobre la confirmación de la baja. Si en el plazo de 5 días la propuesta de alta no ha sido resuelta y notificada, la mutua puede acordar el alta.

  Requerimientos a los trabajadores para reconocimiento médico.

  El trabajador tiene obligación de acudir a los reconocimientos médicos requeridos por el INSS, ISM o mutua, en caso de incomparecencia se suspende cautelarmente la prestación de incapacidad temporal, debiendo justificar la misma en el plazo de 10 días. En caso contrario, se puede acordar su extinción.