Cobo Serrano Abogados consigue en vía judicial civil que se inscriban dos pozos de aguas privadas subterráneas anteriores a 1986 cuyo reconocimiento había sido denegado por la Confederación Hidrográfica del Guadiana.