“Volkswagen continúa sin aclarar cómo funciona el mecanismo que permite manipular las emisiones contaminantes del coche cuando está siendo sometido a una prueba en un laboratorio, más allá de que el vehículo está programado para hacerlo. Mientras la empresa no confirme el proceso técnico específico, es imposible conocer si la llamada a revisión que la empresa haga implicará el mantenimiento de las condiciones de fábrica del coche”.

Fuente : El Confidencial.